Pekín.- La inscripción realizada por un adolescente chino en uno de los templos de Luxor, en Egipto, ha desatado la indignación en el gigante asiático por el comportamiento de sus turistas en el extranjero.

El joven, de 14 años, escribió sobre un antiguo relieve de piedra “Ding Jinhao estuvo aquí”. Según informan hoy los medios locales, sus padres se disculparon por el acto vandálico de su hijo, al que algunos blogueros chinos calificaron de vergüenza para el país. Los padres del muchacho contactaron con el diario local “Xiandai Kuaibao” y asumieron toda la responsabilidad, señalando que habían maleducado a su hijo.

Días después los restauradores lograron borrar el polémico grafiti de esa reliquia histórica utilizando líquidos especiales.

Extracto de noticia en TTC Travel – #22 – 2013