El stand también es una parte de la estrategia de Comunicación de las Empresas. Como tal, ha de responder y atenerse a los mecanismos de reconocimiento e identificación de marca tipificados en el libro de estilo. Siendo el color tal vez el más universal de ellos, ahí tenemos una herramienta esencial para nuestro singular oficio: dar forma a la idiosincrasia del expositor mediante una arquitectura efímera. Es más, al revertir la pregunta que nos ocupa (¿sin color, podríamos identificar un stand?), deducimos lo imperativo del asunto. Ello no significa que el mero uso del color corporativo satisfaga los requisitos de identificación de marca. Se precisa un correlato entre directrices, funcionalidad y diseño. Por tanto, dado que el stand es un compendio de múltiples especies (intangibles y tangibles; luz, pintura, formas, combinaciones, soportes físicos, audiovisuales, etc.), el color tiene un uso específico, un lenguaje propio. Y su dominio es uno de los rasgos distintivos de nuestra profesión. Carlos Olías, COOC alternativa de diseño.

Extraído de Mundo Ferial [email protected] Edición lunes 20 de mayo 2013