La sostenibilidad social se apoya en una serie de estrategias que incluyen la utilización del turismo para el desarrollo efectivo de los habitantes de un país o de una localidad en términos de empleo, mejoramiento del acceso de la población a servicios de infraestructura básica, de salud, de educación, capacitación en términos de equidad, tanto social como de género, así como de
conservación y enaltecimiento de la identidad cultural de los recursos humanos, es decir el mejoramiento del bienestar material y psicológico de las poblaciones de las zonas que reciben turismo.

En cuanto a la sostenibilidad ambiental, se analiza el impacto del turismo en los recursos naturales, el valor de uso y no uso de estos recursos por el acceso irrestricto a ellos y la internalización de los costos en los servicios turísticos para su conservación incluyendo la inversión para evitar su deterioro. La utilización de la oferta de servicios ambientales para el turismo es la base del turismo de placer y un componente importante de todos los tipos de turismo; sin embargo, es necesario usarla de manera racional y cuidadosa y no se puede plantear formas de turismo que pudiera ser inclusive más dañino para el medioambiente. Cada país ha de
sopesar con precaución estas opciones y las estrategias para enfrentar sus propias decisiones.

Frases extraídas de: http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/24199/LCMEXR817sSEM1296_es.pdf?sequence=1- Capítulo 1 “El Turismo Sostenible”